• Horario de apertura

    HORARIO DE APERTURAX

    LUNES10:00 AM - 10:00 PM

    MARTES10:00 AM - 10:00 PM

    MIERCOLES10:00 AM - 10:00 PM

    JUEVES10:00 AM - 10:00 PM

    VIERNES10:00 AM - 10:00 PM

    SABADO10:00 AM - 8:00 PM

    DOMINGOCERRADO

  • 653199715

LA HISTORIA DEL JIU-JITSU BRASILEÑO

El jiu-jitsu y el budismo fueron creados en la India, en un sencillo poblado, sin recursos para la fabricación de armas o grandes sistemas de defensa, y ya tiene más de cuatro mil años de antigüedad. En dicho poblado, mediante la observación de posiciones en las que, de carácter suave, los habitantes, de pocos recursos, comenzaron a ser capaces de desequilibrar, derribar y defenderse de sus agresores y atacantes sin el uso de armas.

     Con la expansión del budismo, los monjes sufrían constantes ataques en su trayecto de un monasterio a otro. La religión no permitía el uso de armas, no obstante, dotados de grandes conocimientos de anatomía, crearon un estilo de lucha, basado en luxaciones y golpes traumáticos. Así nació el jiu-jitsu.

     Los monjes llevaron el jiu-jitsu a China, que a su vez caracterizó el jiu-jitsu como práctica bélica, pues esta civilización desarrolló un gran número de estilos de artes marciales.

     El jiu-jitsu se practicaba sin armas con un kimono corto, además de la lucha cuerpo a cuerpo, también tenía gran importancia el desarme del oponente.

     Su práctica llega a su auge en la época de los Reinos Combatientes y en la unificación de China por Chin Shih Huang Ti.

     El jiu-jitsu llega a Japón en el siglo II después de Cristo, proveniente de China. Muchas fueron las corrientes que transmitieron este arte al país del “Sol Naciente”, inclusive, existen muchas leyendas niponas relacionadas con la creación de artes marciales.

     La historia registrada en el año 1.600 AC, afirma que un monje chino llamado Chen Gen Pin, había enseñado a tres samuráis; a cada cual enseñó una especialidad: atemi (golpeo), torsiones y proyecciones. Estos conocimientos se difundieron en todo el Japón, como lo hicieron, al mismo tiempo, en otras escuelas de jiu-jitsu.

samurai-67662

     En el Japón feudal se utilizan muchos nombres relacionados con el jiu-jitsu, algunos se diferenciaban en fundamentos técnicos y otros eran extremadamente similares. El Tai Jitsu, Yawara, Kempô y el mismo término jiu-jitsu se dividía entre estilos como:

El kito ryu, shito ryu, tejin entre otros.

     Es durante esa época, donde la fuerte división de la clase social japonesa enaltecía la nobleza de los samuráis, que el jiu-jitsu se desarrolló a fondo.

     Los nipones, generalmente de baja estatura, perfeccionaron el arte de la lucha, con el que podían decidir la vida o la muerte de un guerrero en un combate. Era entonces cuando el jiu-jitsu, junto con  la esgrima, la literatura, la pintura, la equitación y otros conocimientos, se convirtió en una práctica obligatoria para los jóvenes que futuramente se convertirían en samuráis. En Japón se incorporaron las torsiones de articulaciones, estrangulaciones, inmovilizaciones y sistemas de palancas, lo que hizo al jiu-jitsu más eficiente en la lucha cuerpo a cuerpo y en la defensa personal.

     El jiu-jitsu brasileño o ju-jutsu, viene de la escuela japonesa kitõ ryu jujitsu, que significa: ki, “levantar”; to, “derribar”; ryu “estilo” y ju-jutsu “arte de la suavidad”.

     El maestro Jibuko Kohei, de la escuela kytõ ryu ju-jtsu, enseñó su arte a personas famosas tales como: Jigoro Kano (creador del judo) Gunji Koisumi (fundador de la escuela más antigua de Europa, Budokwai, en Londres), Morihei Ueshiba, H. Funkuno, S.T. Terada, Mitsuyo Maeda y muchos otros.

     Entre los años 1867 a 1912, a través del emperador Matsu-Hito, Japón abrió sus puertos y consecuentemente el país adoptó conocimientos científicos, artísticos y de técnicas occidentales y europeas.

     Las artes marciales fueran abolidas así como todo lo que era antiguo. Los samuráis ya no podrían llevar consigo espadas y fueron obligados a buscar otras ocupaciones para desprenderse pacíficamente su energía bélica.

     Todo hubiera quedado en el olvido, si un hombre no hubiera hecho renacer las tradiciones. Se llamaba Jigoro Kano, nacido en 18 de octubre del 1863, en Mikage; pasó a interesarse por el jiu-jitsu, iniciando su aprendizaje en 1877, teniendo como maestro Hachinosuke-Fukuda, de la escuela Tenjin-Shinyor-Ryu (escuela “corazón de salguero”), dicho maestro falleció en 1879, dejando a Kano sus archivos (fuentes de futuras búsquedas).

     En el mismo año, Kano pasó a recibir clases del maestro Iso.

     En 1881, Jigoro Kano se licenció en letras y estudió el jiu-jitsu de la escuela Kito. Hasta entonces se practicaba la lucha cuerpo a cuerpo.

     A Jigoro Kano, como excelente atleta de jiu-jitsu, se le solicitó que desarrollara una modalidad que se pareciera al jiu-jitsu y que, a su vez, no dejase transparentar las técnicas eficientes y secretas del noble arte a los occidentales; por lo que, Kano, desarrolló el jiu-jitsu, basado en proyecciones e inmovilizaciones con bastantes finalizaciones, muy parecido al principio del jiu-jitsu en su fase chinesca.

     En al año de 1882, Kano se instaló en el pequeño templo budista de Eisthosi, de la corriente jodo. En dicho templo, la cuna del judo, abre el primer dojo (sala propia para el estudio del judo), donde vivió con algunos alumnos y una criada, dedicándose pacientemente a la elaboración del nuevo método.

     Del jiu-jitsu eligió los golpes más eficazes y lógicos, mejoró la manera de caer al suelo e inventó el principio de las caídas de amortiguación (ukemi-waza), creó una vestimenta especial (judogui).

     Se dedicó particularmente a las técnicas de proyecciones (nague-waza).

     El jiu-jitsu y el judo, como deportes y como artes, atravesaron las fronteras del Japón. En Brasil, ambas disciplinas vinieron con la inmigración japonesa, en 1908.

     En la misma época, Mitsuyo Esai Maeda (no se sabe exactamente su verdadero nombre) nacido en Hirosaki, Japón, el 18 de noviembre de 1878 y falleció en Belén do Pará, Brasil, en 28 de noviembre de 1941, fue un judoca japonés, nacionalizado brasileño como Otávio Maeda.

maeda

     Él también era conocido como Conde Koma, un apodo que ganó en España en 1908.

     Junto a él, otro japonés nacionalizado brasileño, de nombre Antônio Soishiro, fueron los pioneros del judo en países como Brasil y Reino Unido, entre otros.

     Maeda ya se encontraba en Barcelona con su Agrupación Koma, participando en competiciones junto al Club Español de Ju-jutsu y Asociación Raku. Fue en España donde recibió el título y apodo de Conde Koma, al parecer por infringir duras derrotas a cualquier luchador que estuviese dispuesto a enfrentarse a él. Viajaba por diversos países desafiando a los mejores luchadores locales y apareciendo en circos para hacer demonstraciones. Una vez en Brasil enseñó a George Gracie, en 1914, el verdadero jiu-jitsu.

mundo-deportivo

     El jiu-jitsu fue introducido oficialmente en Brasil, en 1920, por Mitsuyo Esai Maeda, cónsul japonés en el Estado de Pará. Aunque no se sabe con certeza.

     Según cuenta el maestro Moisés Murad, maestro destacado y presidente de la federación de jiu-jitsu del Estado de Sao Paulo, otros japoneses divulgaron el jiu-jitsu en aquellas tierras, como por ejemplo un luchador llamado Miura que llegó a Brasil procedente de Japón en 1903, y que enseñó el jiu-jitsu a sus compatriotas y a los brasileños. En 1908, colonos japoneses llegaron al puerto de Santos en un navío llamado Kasato Maru, los cuales automáticamente, se pusieron a enseñar el jiu-jitsu. En 1925, otro campeón japonés, de nombre Geo Omuri, abrió una academia de jiu-jitsu en Sao Paulo, teniendo como alumnos a figuras que eran poco famosas, como el profesor Luiz de Francia (Cabo de los fusileiros navales de Brasil), quien, posteriormente, también aprendió jiu-jitsu con Takae Yano (instructor de la Marina Brasileña), en la década de 1940. Luiz de Francia enseñó jiu-jitsu al Grande Mestre Oswaldo Fadda, notable profesor de jiu-jitsu brasileño del suburbio de Río de Janeiro.

PROFESORES MÁS IMPORTANTES:

Disculpas de antemano a los Grande Mestre, Mestre y Profesores que no sean citados. En la época actual, Carlos Gracie, como cuenta la historia, fue alumno de Mitsuyo Esai Maeda. Carlos residió en Minas Gerais y en Belo Horizonte, donde enseñó algunas clases en un hotel de la región. Seguidamente se mudó a Sao Paulo y abrió una academia en el Barrio de las Perdices. Sin el éxito deseado, se instala en Río de Janeiro, la capital de la época, y empieza a enseñar a sus hermanos: Gastao, Helio y Oswaldo. Helio Gracie pasa a ser el gran nombre y difusor del jiu-jitsu. Ya instalado en Río, forma numerosos discípulos. George Gracie fue un gran difusor, viajó por todo Brasil, estimulando mucho el jiu-jitsu en Sao Paulo, sus alumnos fueron: Otávio de Almeida, Nahum Rabay, Candoca, Osvaldo Carnivalle, Romeu Bertho y muchos otros. Algunos continúan en activo.

Foto Carlos Gracie:

descarga

     En Río de Janeiro, más específicamente en la zona oeste, el Mestre “Fadda” fue uno de los baluartes del jiu-jitsu, y tuvo un gran número de alumnos formados por él. En este sentido, en la misma época de Mitsuyo Maeda, otros japoneses continuaron difundiendo el jiu-jitsu. “Geo Omuri”, por ejemplo, aceptaba desafíos en la pista del circo “queirolhos” y fue él también quién fundó la primera academia del Brasil, en Sao Paulo, en el Frontao del Braz, en la calle Rangel Pestana, en el año 1925 (según el historiador Inezi Penna). Los hermanos Ono, llegaron al Brasil en la década de los años 30, estos fueron alumnos de un renombrado mestre de jiu-jitsu de japón.

 En Brasil se formaron muchos alumnos, que terminaron por adoptar la práctica del jiu-jitsu. Takeo Yuano, muy conocido por su depurada técnica, viajó por todo el Brasil y enseñó jiu-jitsu en ciudades como Sao Paulo y principalmente en Minas Gerais, donde enseñó y hasta estimuló la creación de la Federación local.

EN  RÍO DE JANEIRO:

     Río es conocida como la “meca” del jiu-jitsu, por tener concentrada prácticamente a toda la familia Gracie. Los grandes nombres de la familia después de Helio Gracie fueron: Carlson Gracie y Rolls Gracie. Actualmente, Rickson Gracie es reconocido como el mejor luchador del mundo.

     La primera organización en Brasil fue la Federación carioca, o Federación de Jiu-Jitsu del Estado del Río de Janeiro, formada por Hélio Gracie y continuada por Robson Gracie. Existe la Confederación Brasileña de Jiu-Jitsu y la Internacional Brazilian Jiu-Jitsu Federation, ambas presididas por Carlos Gracie Junior.

     Otras federaciones se crearon con el motivo de ampliar los horizontes, como la Federación de Jiu-Jitsu Esportivo y la Federación de Jiu-Jitsu Olímpico del Estado do Río de Janeiro, presidida por Walter Matos Nogueira.

COMO SE CONOCIÓ MUNDIALMENTE EL JIU-JITSU

Royce Gracie    

roycegracie

El jiu-jitsu fue conocido a nivel mundial cuando se presentó en 1992, para desafiar a otras artes marciales, en un evento estadounidense creado por Rorion Gracie de llamado “Ultimate Fighting Championship”, donde Royce Gracie , hijo de Helio Gracie, sometió a todos sus oponentes, con técnicas básicas de jiu-jitsu brasileño, en un combate sin reglas ni tiempo de duración.

1

  A día de hoy, miles de clubs y practicantes en el mundo entero participan en campeonatos de jiu-jitsu deportivo, que se realizan a nivel brasileño, sudamericano, panamericano, europeo, asiático y mundial.

orig_231903